lunes, 25 de febrero de 2008

Tekkon Kinkreet


Al fin he tenido tiempo de ver Tekkon Kinkreet con calma. No pude verla en Sitges pero, afortunadamente, hay personas que piensan en mi y me obsequiaron en su momento con una maravillosa edición en DVD de la película de Michael Arias.

Arias forma parte de Studio 4ºC y es conocido por su implicación en el proyecto Animatrix, que se hizo bastante popular. Recuerdo que en aquel momento, aparecía en los 'making of' alabando el trabajo de su antiguo compañero John Gaeta, responsable de los efectos especiales de The Matrix. En aquel momento, Arias me pareció una persona diferente a la que podemos ver en Tekkon Kinkreet. Su labor de dirección ha sido exhaustiva. Estoy convencido de que debió tener el firme propósito de crear un largometraje animado de gran calidad, que pudiese ser recordado de manera similar a los grandes clásicos del cine nipón (Akira, Ghost in The Shell)... y sólo hasta cierto punto ha logrado su propósito.

Arias aparece en el 'making of' como una persona taciturna... algo alejada del mundo. La verdad es que sufro mucho viendo los 'making of' de películas japonesas. El de Tekkon Kinkreet es uno de los más despiadados que he visto. Reúne todos los tópicos sabidos y habidos de las producciones animadas japonesas: grupo de gente con un altísimo perfil profesional. Implicados en su trabajo al 200%. Durmiendo en el estudio durante semanas. Comiendo basura. Dibujando sin control, a pesar de tener los brazos llenos de parches contra la tendinitis. Plazos de entrega imposibles. Y momentos de caos y desesperación. En el fondo, todos podríamos asociar todo esto con nuestro trabajo. Los que seáis diseñadores, sin ir más lejos, sabéis a lo que me refiero. Pero en japón todo parece estar rodeado de un pesimismo extraño, mezclado con su extremista sentido del deber. Afortunadamente, al espectador general sólo le interesa el resultado de tan intenso proceso creativo.

Tekkon Kinkreet es una impresionante pieza audiovisual. Los escenarios son simplemente dantescos (obra de Shinji Kimura). No solamente son preciosos y detalladísimos, sino que cuando se integran en un entorno 3D son simplemente perfectos. Fluidos, dinámicos y ricos. MUY en la línea de Koji Morimoto (quien ha estado implicado en Storyboards y tal vez algo más y que forma parte de Studio 4ºC). El Art Book de Tekkon Kinkreet debería ser una pieza de culto para cualquier artista conceptual o ilustrador de fondos para animación. Por otra parte, no son 100% realistas, y presentan un grado de deformación coherente con el excelente diseño de personajes del film. El trabajo de dirección de arte es impecable.

Los personajes son de lo mejor del filme. Un diseño bastante inusual, tratándose de anime. Se ha intentado adaptar el tembloroso y personal estilo de Taiyo Matsumoto (creador del cómic original), simplificándolo y limpiándolo. El resultado me parece exitoso. Colores vibrantes, una línea delgada e imprecisa y unos personajes carismáticos. Especialmente Kuro y Shiro (Negro y Blanco), los protagonistas principales.

La música es un punto y a parte en Tekkon Kinkreet. Los populares Plaid (Warp Records) se han encargado de la BSO. Para los que seáis fans de Warp, ya sabéis qué podéis encontrar en Tekkon Kinkreet. Una maravillosa pesadilla electrónica, oscura y fría, mezclada con momentos agradables, sutiles y esperanzadores. Merece tenerse en cuenta como producto independiente. Todo un acierto.

Y finalmente llegamos a la historia en sí. Una historia extraña contada de forma extraña. Lenta... algo pesada. Pesimista y bastante violenta. En ocasiones parece invertir demasiado tiempo en aspectos poco relevantes para resolver otros de manera acelerada. Desde mi punto de vista, hay algún problema de ritmo, aspecto que al parecer quisieron corregir desde etapas muy tempranas de la producción y que no creo que hayan sabido solucionar al 100%. Pero en todo caso, el film es totalmente comprensible.

Blanco y Negro son dos niños huérfanos que viven en la calle y forman parte del grupo 'Los Gatos', que se dedican a proteger Treasure Town de los Yakuza y otros misteriosos personajes de procedencia dudosa en un pulso por el control de la ciudad y su futuro. Ni más ni menos.

Hay quien afirma que el espectador occidental tiene problemas para entender el razonamiento y el planteamiento global de Tekkon Kinkreet. En todo caso, no es difícil apreciar el gran valor artístico de la película. Una exquisitez rara y hermosa que os recomiendo a todos.

Más información: Tekkon Kinkreet (JP) / Tekkon Kinkreet (US).

R.

2 comentarios:

encontrama dijo...

Hace meses me hablaron de Tekkon Kinkreet y no había vuelto a reparar en ello... Y desde luego una vez leido este extenso comentario acerca del film no voy a esperar a que la memoria me juegue otra mala pasada.

Da gusto pasar por acá de vez en cuando...

R & Mc dijo...

Te encantará, aunque sea simplemente por la factura técnica. Una película para contemplar, desde luego :-)

¡Gracias por el comentario!

R.