viernes, 19 de febrero de 2010

El día Frank Spencer


De pequeñas mi hermana y yo seguíamos por TV3 una serie inglesa llamada Some Mothers Do'Ave'Em y que en catalán se llamó 'N’hi ha que neixen estrellats' (Los hay que nacen estrellados). Nos partíamos de risa con aquella serie. El protagonista (doblado increíblemente por Joan Pera) era Frank Spencer, un completo desastre para todo y su mujer Betty era la única que le entendía y veía que más allá de aquél ciclón que lo arrasaba todo a su paso, había una persona tímida, un buenazo del que era fácil enamorarse.

A Frank Spencer le pasaban cosas inverosímiles. Podía liarla de la manera más imaginativa hasta en una habitación vacía, así que cuando eres una pequeña espectadora te hace gracia y piensas inocentemente '¡qué tío más tonto, cómo mola!' pero ¿qué pasa cuando te haces mayor y un día te das cuenta de que tú también eres como Frank Spencer?

Ya sabéis, me refiero a, por ejemplo, ese día tan importante en el que tienes que ser mega-ultra-puntual y empiezas ya despertándote mal, sobresaltado, porque seguro que llegas tarde, te duchas, te vistes a la velocidad del rayo y al salir por la puerta te das cuenta de que te has levantado a las 3 de la mañana; medio en shock te vuelves a la cama y cuando te vuelves a despertar hace una hora que deberías haber salido de casa.

En la realidad adulta, lo que pasa en días como ése es que en vez de reírte te dan unas ganas locas de bajarte del mundo y de ir llorando en busca de Betty, aquella mujer sufrida, la única capaz de levantar el ánimo de alguien en una situación así.

Ése sin duda es nuestro día Frank Spencer, que en ese momento nos desespera pero que después, visto desde lejos, nos hace gracia recordar e incluso explicar como anécdota a los amigos.

Y como últimamente he tenido algunos de ellos he pensado '¿por qué no?', por menos se dedican días, semanas enteras, así que en honor al Frank Spencer que todos llevamos dentro y con la finalidad de tomarnos nuestras tragedias diarias con mejor humor y reivindicar que la cagamos porque somos humanos, propongo que hoy viernes 19 de Febrero de 2010 sea celebrado como el primer día Frank Spencer de la historia, el día en el que los torpes podemos mirar a la cara a nuestras cagadas y reírnos a gusto con ellas, el día para compartirlas y ver quién es el que ha sobrevivido con mejor humor a la combinación de azar y mala suerte, el día para aprender que haber nacido estrellado en lugar de con estrella no tiene por qué significar la ruina, el día para aprender del ejemplo de Frank y ser un poco como él, el más feliz de los torpes.

MC.

Por si no sabéis todavía quién es Frank Spencer:
Frank Spencer en la Wikipedia
Frank en acción

7 comentarios:

Lady L dijo...

Jajajajja...yo también soy Frank Spencer! Me apunto la recomendación, merci!

Biquiños,

L.

Chokolaholik dijo...

Viva el Frank Spenser Day!!!

Lo que me he reído yo con esa serie, en todas y cada una de sus repeticiones en TV3... Enorme, Fran Spencer!

Me voy a celebrar el día haciendo alguna trastada... xD

R y Mc dijo...

Joder, qué curioso. Os aseguro que nunca jamás me había cruzado con esta serie, y eso que veía cosas más raras en TV3 por aquel entonces. Pero el otro día estuve mirando un par de capítulos y me encantó. Salvando las distancias, es un precursor de Mr.Bean. Menos paródico pero igualmente inepto y rocambolesco :-)

R.

R y Mc dijo...

Viva!!! Ole, y ole nosotros!
dí que sí, que no hay mejor manera de celebrarlo que haciendo alguna digna de recordar Chokolaholik!.
Lauriña yo creo que esta te puede gustar :-), échale un ojo por youtube y me dices, este tío es un crack!!! sobretodo no te pierdas la sintonía del principio!!! ;-)

MC.

Loli dijo...

Simplemente Frank is my hero! hacia tiempo que tenia ganas de tener algun capitulo de la serie. Y los reyes me trajeron unos CDS chachis de la serie. I have got a good remember. Thanks Frank for your crazy moments!!

jetsan dijo...

Pues... en casa también lo veíamos y mi madre me llamaba con sorna, Spencer, porque he de reconocer que tengo algunos puntos torpes que asustan... menos mal que no le dió por llamarme Pepe Viyuela!

J

Platónika dijo...

Jajaja... qué grande Frank Spencer!!! Los panzones de reír que nos pegábamos en casa con la serie... Pobrecillo, con qué desconsuelo decía "Beeeetyyyy!!" cuando se metía en un pollo.

Llego tarde a la celebración del día mundial de los torpes (gran idea, MC! ;-), pero me lo apunto para el año que viene... porque soy, sin duda, una buena discípula de Frank: no en vano protagonizo -más a menudo de lo que me gustaría, la verdad- escenas dignas de aparecer en alguno de los capítulos de la serie ;-D

Besitos, pezqueñines!