miércoles, 11 de junio de 2008

10 años de diseño

Advertencia: el post más largo de la historia. Este mismo año se cumplen exactamente 10 años desde que acepté mi primer empleo como diseñador gráfico. Fue un período de prácticas remuneradas donde fueron pacientes y generosos conmigo. Una primera aproximación valiosa al mundo laboral y al trabajo en equipo como diseñador.

En 10 años se aprenden unas cuantas cosas sobre la profesión. Algunas llegan antes que otras, en función de tus propia experiencias. Hace tiempo que le daba vueltas a este post y he decidido publicarlo ahora. A continuación os presento una serie de reflexiones. No pretendo dar lecciones a nadie, que conste. Son simples pensamientos en voz alta. Algunos son recursos técnicos, y otros, aspectos menos específicos. Aquellos con más experiencia que yo tal vez coincidan en algunas cosas y probablemente se opongan a otras. Siempre es bueno conocer el punto de vista de los demás. Allá vamos...

1. Diseña con la cabeza
Y no hablo de pensar conceptos. Es obvio que eso es algo necesario y que se da por entendido. Hablo de diseñar. Gráficamente. Planificar y dibujar en tu mente es vital. Una lección básica en cualquier escuela de diseño: ‘haced bocetos, todos los que hagan falta… llegad a un punto satisfactorio y después plasmadlo con detalle’. Qué obvio parece. Pero la velocidad del día a día nos impide planificar demasiado, ¿no es cierto? Al final apenas tenemos tiempo para actuar de forma no-precipitada. Pero tengo una cosa clara: no importa lo rápido que seas con tu programa favorito de diseño. Tu mente es más veloz. Pensar soluciones visuales es gratis y rápido. Plasmarlas con un lápiz en un papel es cuestión de segundos. No requiere concreción ni un acabado preciso. Sólo aproximaciones. Desde ese punto, se puede desarrollar en el papel hasta puntos insospechados. Hace ya unos meses que llevo conmigo una libreta en la que anoto ideas y soluciones desarrolladas. Desde un garabato inicial hasta indicaciones de retícula o tipografía. Y es increíblemente gratificante comprobar que cuando lo tienes todo atado, la resolución en tu Mac/Pc es casi instantánea. Quemo menos mis ojos, tengo más capacidad de actuación en etapas tempranas de diseño y sobretodo gano tiempo. Comprobado. Si dispones de 3 horas para hacer un trabajo, dedica 1 a planificar y diseñar con un lápiz. Es probable que al final sólo necesites 2.

2. Palo seco + Palo seco= ¿incorrecto?
Una lección que aprendí de la excelente diseñadora Petra Schiek: si vas a combinar dos tipografías demasiado parecidas, escoge una única familia y usa los pesos que necesites. Y era cierto. Qué estupidez combinar una Helvética con una Gill Sans, por decir algo. Me lo tomé TAN a rajatabla que decidí no volver a combinar nunca jamás dos tipos de palo seco (o serif) en un mismo trabajo. Pero el último Grand Laus a Miquel Polidano deja claro que siempre hay excepciones: combinar una Avant Garde y una Knock Out en un acertadísimo proyecto (me quito el sombrero) para Only Espectacles le ha valido el reconocimiento máximo del jurado. Si no quieres arriesgar, usa un tipo de letra para cada proyecto, o combina serif y grotesca. Si decides emplear tipos similares de diferentes familias, asegúrate de ser un maestro en tipografía, como poco.

3. Más es más. Menos es menos. Suficiente es más.
Seguro que lo habéis oído mil veces. Hay quien decidió seguir el dogma del menos es más. Y también del más es más. Ambas cosas parecen tener su lógica. El minimalismo como erradicación de lo accesorio, o el maximalismo por el maximalismo. Hace poco leí un artículo sobre lo que los diseñadores consideraban un trabajo acabado: ¿Cuándo decidir que tu pieza está acabada? La respuesta más repetida entre los encuestados fue: ‘Cuando añadir algo más al diseño parece accesorio’. Suficiente es más. En su medida exacta. Tengo grabadas en la cabeza unas palabras del diseñador/ilustrador Rian Hughes publicadas en el libro Illustration: Real World Graphic Design Projects - From Brief to Finished Solution que son oportunas: ‘Trabajo muy rápido porque tengo las ideas claras. Lo que es muy importante. Si sabes lo que estás haciendo, lo has pensado bien, y el trabajo tiene esa lógica inherente y esa simetría conceptual del buen diseño, entonces ya está. Y si le das más vueltas, es posible que lo eches a perder’. Amén.

4. Más de 3 no
Excepto en trabajos editoriales extensos, intento aplicar esta ‘regla’. NO usar más de 3 cuerpos de letra distintos en un mismo trabajo. Especialmente cierto en piezas compactas y directas, como un poster, un flyer… Ya no se trata de que uses un mismo tipo de letra. Si decides que el titular principal va a cuerpo 40, el subtítulo a 24, los nombres de los Dj’s de esa noche a cuerpo 14, los datos de acceso en cuerpo 8, el destacado especial en cuerpo 12, y la letra pequeña en 6, habrás echado a perder la jerarquía tipográfica. Será confusa en el mejor de los casos, siempre que no lo hayas planteado como una solución de diseño intencionada o como un recurso de dirección de arte. Creo que es evidente cuando las diferencias de tamaño son casi insignificantes (10, 12, 14...). El contraste es necesario.

5. De todo y de todos se aprende
No importa dónde trabajes. Si crees que lo sabes todo, estás equivocado. Conocerás a un diseñador que no está a tu altura, pero sus métodos podrán resultarte desconcertantes y hasta puede que mejores que los tuyos. Estamos tan sumergidos en nuestros propios atajos de teclado, en nuestras soluciones para los problemas del día a día que aplicamos con rigor, que no somos capaces de ver que hay formas más sencillas y directas de hacer las cosas. Entablar conversaciones o trabajar mano a mano con otros diseñadores es lo más enriquecedor que puede pasarte profesionalmente. Aliméntate de la experiencia de los demás, y comparte conocimientos.

6. Tu trabajo es importante
Que nadie te diga lo contrario. Estoy harto de comparar mi trabajo con el de un médico. Qué tópico. Desde luego no nos jugamos el cuello cada día, ni salvamos vidas. Es fácil perder en ese sentido. La función del diseñador está tan infravalorada hoy en día que da lástima. Esa es la realidad en España, como mínimo. Casi nadie parece dar demasiado crédito a la función y el valor del diseño en la sociedad actual, en parte porque pocos se plantean qué les incita a comprar un producto en vez de otro en el supermercado, o por qué oscuros designios somos capaces de orientarnos en el metro siguiendo el sistema de señalización, o por qué nos encanta esa camiseta con estampado tipográfico, o por qué prefiero un ipod Shuffle antes que un producto técnicamente superior de una marca distinta. Tenemos nuestro lugar en el mundo. Y aprovecho para decir que los diseñadores son auténticos expertos en tirar piedras sobre sus propios tejados, despreciando el valor de nuestro trabajo. Qué difícil encontrar un puesto como diseñador en el que consideren que es justo pagarte 1.300 € mensuales por tu trabajo.

7. Huye de las tendencias
No soy nadie para decir esto, porque me he sentido influenciado por ellas en casi todas las etapas de mi vida profesional. Observar el panorama actual es importante para saber en qué punto nos encontramos y estar seguros de que no estamos desfasados. Pero si crees que para estar al día, debes hacer lo mismo que los demás, acabas de iniciar un camino hacia ningún sitio. Al final, las ideas se canibalizan de tal manera, que el sector entero se satura de soluciones repetidas hasta la saciedad, hasta que a alguien se le ocurre algo distinto. Son pocos los que pueden asegurar que innovan. El resto se deja arrastrar. Hazte un favor y deja a un lado tus libros sobre diseño. Cierra Firefox y ponte delante de tu pantalla o de tu libreta (punto 1). Hay principios esenciales del diseño que jamás caducarán (ver punto 8). Tenlos en mente y déjate llevar. Es probable que obtengas resultados más genuinos que si decides impregnarte de las últimas rayadas de los gurús de la red.

8. El buen diseño es universal
He trabajado con diseñadores españoles, australianos, holandeses, portugueses, argentinos, alemanes... Y creo que está claro que todos coincidimos en lo que consideramos un buen diseño. Con esto quiero decir que las soluciones 'válidas' son casi infinitas, pero todas se sostienen sobre unos cimientos esenciales universales.

9. El diseño es tipografía. ¿Verdad?
Ahora, menos que nunca. Lo he comentado varias veces. Hay una crítica común hacia el diseño actual: la gente abusa de las soluciones tipográficas. Me encantan, lo admito. Soy un pecador. Pero la tipografía no es nuestra única herramienta. Es un hecho. Algo me dice que buscar caminos inversos será beneficioso a corto y medio plazo. Piensa de forma horizontal.

10. La especialización es buena
Justo lo opuesto a lo que se da en nuestro país. Tomad cualquier oferta de trabajo al azar y veréis disparates de la talla: ‘Se necesita persona experimentada en diseño editorial. Con conocimientos avanzados de InDesign, Illustrator, Photoshop, tipografía y preparación de originales. Preferiblemente con conocimientos de Premiere, After Effects, y conocimientos de PHP/ASP, SQL, html/css, javascript, xml+flash+actionscript’. A-há. Entiendo. Todo un experto en diseño editorial, sí señor. Esto es indignante, ridículo y poco profesional. Di que necesitas un/a chico/a para todo y acabamos antes. Por lo que he visto en estos años, esto es algo común incluso en estudios profesionales de cierto nivel. Yo creo mucho en la especialización. Si eres capaz de dar el 150% en un sector concreto del diseño, céntrate en ello. Diversificar es importante, pero centrar tu actividad en 20 puntos distintos es una paradoja.

11. La inspiración proviene de lugares insospechados
Cuando tu inspiración te abandone temporalmente, búscala en ámbitos ajenos al diseño gráfico. Una novela o un concierto pueden reportarte mucho. Existe ritmo y soluciones estéticas en la poesía y en la música. Y estoy convencido de que somos lo suficientemente complejos como para extrapolarlos al diseño. A veces no es necesario ser tan abstractos: los recursos de un interiorista pueden abrirte puertas.

12. Los diseñadores en la sombra
Escucha a las cabezas visibles del diseño. Probablemente han topado con cosas interesantes que pueden ayudarte o inspirarte. Pero al margen de estos individuos, existen otros diseñadores sin nombre. Nunca han sido referenciados en un libro. Sus nombres no generan entradas en Google, llevan una vida entera dedicada al diseño y sus bolsillos están llenos de recursos y conocimientos valiosísimos. Invariablemente te habrás cruzado con uno. Yo he aprendido de ellos más que de nadie.

En fin... Seguro que se os ocurren muchos otros puntos que podrían incluirse en el listado. Os animo a aportar lo que queráis. Aprovecho para agradecer a Jetsan las (en ocasiones) largas conversaciones que hemos tenido respecto a muchos de los puntos comentados. Aunque nos encante ponernos peros, yo he sacado mucho de todas ellas.

Y de paso, perdón (y gracias) a todos aquellos que hayan leído el post de arriba abajo. Esta vez me he pasado un poquito, pero creo que era mejor no segmentarlo :-)

R.

17 comentarios:

jetsan dijo...

Pues te he de decir que estoy de acuerdo contigo en cada uno de los puntos R.
Todos son ciertísimos y sí es verdad que hemos tenido friki-conversaciones diseñiles :)
Me alegro de que te parecieran provechosas, para mi desde luego lo han sido muchísimo. He aprendido muchísimo y cuando trabajábamos en el mismo sitio, considero que llegábamos a soluciones muy buenas en un tiempo escaso.
Igual volvemos a coincidir en nuestra trayectoria laboral. Me encantaría.

R & Mc dijo...

Creo que pasará. Tarde o temprano. Ojalá, claro. Yo creo que con cosas como Swimbox (tres marcas ultra-decentes en apenas 6-8 h) o cosas como Age Alchemy-Be-Instant (tres libros completos, concepto, portadas, contras, interiores... en una jornada laaaaaarga) fueron records potentes.

Y me alegro de que te hayan parecido acertados los puntos. La verdad es que por decir cosas, se podrían decir un millar... son las que se me han pasado por la cabeza de buenas a primeras... :-)

R.

R & Mc dijo...

Por fin lo he leido entero :-), felicidades por esos 10 años peke, que rápido pasan ¿no?,parece que hace nada estábamos en plena presentación de proyectos :-). Espero que sigas aprendiendo y divirtiéndote con el diseño muchos años más, X-*

MC.

Anónimo dijo...

totalmente de acuerdo. sobretodo en cuanto a lo de seguir tendencias. me he cansado de ver el mismo tipo de diseño en diferentes marcas, productos y o servicios. Sino fijarse en los rayos de la bandera imperial de guerra japonesa que la pusieron de fondo hasta en las estampitas de santa rita. Ratifico además que la pérdid de la humildad es la pérdida de oportunidades que generan más conocimientos.
EL Charko

pepitodelomo dijo...

Estas reflexiones (y el tono sereno de las mismas) suponen un refrescante punto y seguido para los que nos dedicamos a esto.
Creo que son consejos muy buenos, tanto para los que ya llevamos unos años como para los que comienzan.

Me quedo principalmete con la necesidad de que los propios/as diseñadores/as sepamos valorar nuestro trabajo. Cuesta mucho establecer una relación óptima con los clientes, a ese nivel, pero estoy seguro de que el diseño es una herramienta efectiva, un medio de relación humana y, por lo tanto, digno de gran consideración.

La ética en el diseño es uno de los puntos importantes para nuestra vida laboral. Diseñadores, responsables de márketing y publicistan basculan continuamente entre la necesidad de dar a conocer productos, servicios e ideas útiles y el interés (puramente capitalista) de crear nuevas necesidades absurdas. Es una realidad de nuestra profesión que debemos afrontar con tanta humildad como entereza.

¡Merci por compartir tu experiencia, sensei!

R & Mc dijo...

Sí, quizás sea el aspecto más destacable de los puntos comentados. O al menos el que necesita más atención. Es tan fácil convertirte en un títere de los deseos de tus clientes, cuando se supone que tu deber es orientarlos/guíarlos y sobretodo ofrecer tu posición como profesional para resolver sus problemas...

Muchos nos considerarían instrumentos. Creen tener el derecho a imponer sus criterios por el simple hecho de pagar tu trabajo. A la mierda con este tipo de cliente. Si no quieres que haga mi trabajo no te molestes en contratarme... ¿No? No tiene sentido que me pagues para hacer lo que TÚ quieres. ¿Para que me necesitas exactamente?

Pero sinceramente, más allá de la percepción de los demás hacia nuestro trabajo, creo que lo verdaderamente importante es que los diseñadores sean capaces de mejorar su propia percepción hacia el mismo. EN SERIO. Es un problema grave y desconcertante...

R.

Santiago Blanco Nadal dijo...

Lo has clavado chaval. Si te contara mis andanzas por el mundillo gráfico...
Actualmente se me repite aquello de "quien mucho abarca, poco aprieta" (o algo así) y "alumno de todo, maestro de nada". Con casi 32 tacos me estoy rebanando los sesos de cuál es mi "destino", aquel grupo de aptitudes en las que debería especializarme. La obsesión ha llegado al punto de necesitar ausentarme de la profesión durante casi dos años.
Pásate por mi portafolio y dame tu sincera opinión (si te apetece), te la valoraré mucho.

www.santiagoblanconadal.com

Eso va también por Jetsan...

SkiZ.o dijo...

Totalmente de acuerdo.

Muchísimas gracias por dedicar tu tiempo a plasmar en este post muchas cosas que pensamos los que ya llevamos un tiempo danzando por el medio.

Esta es la visión de un diseñador real, no la imagen distorsionada que se ve por la tele en los programas de tendencias.

De todo y de todos se aprende y la inspiración proviene de lugares insospechados... ¡sin duda!

R. eres gRande. Felicidades por esa década, a mí me quedarán aún un par de añitos para celebrarlo... xD

R & Mc dijo...

Uf. Al final suerte que tenemos los ánimos y la compresión del resto de diseñadores. Ja ja ja. Sé que no es ni mucho menos la primera vez que comentamos estas cosas en un post, pero es que fluye de manera natural.

Sobre lo que comentaba Santiago... lo del destino... la verdad es que he llegado a la conclusión de que lo mejor es NO planteártelo. Tener una perspectiva aproximada es útil si quieres dar un sentido a tu vida. Pero ponerte objetivos a corto, medio y largo plazo es una cárcel. A veces pienso en diseñadores o fotógrafos destacados a nivel mundial, como David Carson o Eolo Perfido, que no descubrieron su profesión hasta los 27 y 28 años respectivamente. No son casos únicos. ¿Quién les habría dicho que su vida acabaría siendo la que tienen? De sociólogo a diseñador, en el caso de Carson. La cosa puede invertirse, imagino. Así que disfrutemos el momento. Qué remedio queda. Yo pienso luchar por mis intereses en el diseño hasta que me aburra de ello. Y entonces, quién sabe lo que ocurrirá :-)

R.

OSbUeu4JjorN3JGuXORuTTsfXgTVpTj4 dijo...

Lo primero felicidades por la década y por el post, convertido hoy para mí en un gran soplo de aire fresco.

Ante nosotros la lucha diaria, soy para ti una herramienta o me vas a dejar asesorarte...

- "Entiende que si pagan por algo podrán hacer lo que les guste"

- "Entiende que no van a pagar por algo que no les parezca chulo"

- "Creemos que nuestros clientes lo entenderán mejor de esta manera, porque son personas de poca cultura y eso es demasiado fino"

En fín, gracias a dios algun dia abrimos Illustrator para hacer locuras, inventar y desinventar lo que el día anterior hemos hecho.

Yo solo sueño con tener mi pequeño estudio para saborear los trabajos y dejar de realizar piezas que no me creen ninguna sensación y a las que no encuentro sentido.

Saludos!

R & Mc dijo...

Desde luego! Yo creo que lo del 'estudio propio' es la meta de casi cualquier diseñador. Pero sabemos que del dicho al hecho hay un trecho. Y a la hora de ponerse con ello, las cosas no son fáciles, especialmente si, como en mi caso, se tienen aptitudes comerciales igual a CERO. En caso contrario, me parece la mejor opción si verdaderamente quieres disfrutar de tu trabajo. ¡Ánimos a todos!

R.

Anónimo dijo...

A graphic AMEN brother in arms!

Muy bien plasmado…

12 puntos (suficientes) que todos los alumnos, clientes, jefes, y comunes mortales deberían leer.

Un fuerte abrazo,
Ric. ;)

Marcos dijo...

Creo que has llegado al cénit en tu blog. Deberias retirarte ahora mismo antes de seguir y caer en picado al olvido.

Maestro, a veces llegué a pensar que me gustaría ser tú, aunque con pelo (pantene), pero cuando echo la vista atrás me gusta más ser yo, porque así puedo aprender de ti.

Mira que compartí sólo 8 meses, mediando las vacaciones, en el trabajo contigo pero sinceramente aprendí mucho. Creo humildemente que eres, nunca mejor dicho, un diseñador en la sombra (punto 12), maldito chupasangre, y te lo dice un Lasombra... jejeje.

R & Mc dijo...

Wow... no sé qué decir. Gracias por esas palabras, hombre...

Es obvio que yo también aprendí muchas cosas de ti. Entre ellas, a no ignorar las nuevas posibilidades a todos los niveles, a evitar chapuzas en html y a plantearme en serio la posibilidad de aprender AS decente, aunque todavía siga en ello :-)

Me sorprendió ver que también tenías esa faceta de ilustrador que intenta emerger pero que se ve apagada por la decisión de ser diseñador, aunque se deje ver de tanto en tanto. En muchos sentidos nos parecemos. Y como cada vez te cortas más el pelo, es posible que acabes como yo. Ku ku ku...

R.

Marcos dijo...

No olvides que aprendiste también el modo ACLICK y que a veces no hacer nada es la mejor manera de aprovechar el tiempo. Jejejeje.

Y lo del pelo... sabes que se pega todo menos la belleza, así que antes de quedarme "cálvido" me pegaré el pelo con pegamento al cuero cabelludo... todo se pega... TODO.

johns dijo...

Gran post, me lo ha pasado Marcos, y se me ha hecho corto.

Muy identificado con el punto 10 ahora que busco currel, que por todos sitios piden de todo con el máximo nivel. Con lo dificil que es encontrar alguien solamente bueno en Flash/actionscpt en Terrassa, verdad Marcos?

Me ha recordado el manifiesto de Bruce Mau, pero centrado en el Diseño Gráfico claro. Me ha animado.

Muchas Felicidades!

R & Mc dijo...

Me alegro mucho de que te haya animado. La verdad es que tenía la sensación de que el post era más bien desesperanzador en varios sentidos, pero me alegra que pueda tener ese efecto :-) Muchos ánimos con esa búsqueda de curro! La cosa está difícil, pero creo que hay espacio si das algunos codazos (siempre de buen rollo, eso sí) :-D

R.