lunes, 15 de octubre de 2007

Sitges'07 - Diary of the Dead


La semana pasada tuvimos ocasión de asistir a la sesión especial en la que se proyectaba la última película de George A. Romero, y en la que era homenajeado por un emocionado y entregado público que se levantó de sus butacas para recibir al maestro. Con un añejo trailer de la Noche de los Muertos Vivientes se daba paso a Romero, con su impresionante altura y su buen estado aparente, a pesar de sus 70 años.

Romero se presentó a sí mismo como lo que es: un director independiente y modesto. 'Esta película es una película modesta', 'No merece una sala como esta (...), no merece un público como este'. 'Entiendo que el espíritu de este festival es de alguna manera un espíritu independiente (...), así que dedico este premio a la independencia'.

Y tras ello, su nuevo film. Curiosamente guarda algún parecido a nivel de concepto con .Rec, anteriormente comentada. Sin embargo, las diferencias son bastante grandes. Para empezar, en Diary of the Dead no hay ninguna intención de recrear una situación real. El tratamiento del film es 100% cinematográfico. Simplemente varía el punto de vista habitual: se muestran los acontecimientos a través de la cámara del protagonista, que apenas aparece en el film.

Así, volvemos a tener la situación más que explotada de 'los muertos se levantan y nadie sabe por qué -la plaga se extiende - salvese quien pueda', esta vez protagonizada por un grupo de estudiantes de cinematografía acompañados de su profesor. Y sin embargo, con DOTD he tenido la sensación de, verdaderamente, percibir una gran frescura. Puede que algunos personajes resulten tópicos (incluso algunas situaciones), pero el gran sentido del humor ocasional y la espléndida realización lo suplen totalmente. Romero será muy 'humilde', pero los efectos especiales de esta película son simplemente sublimes. Sutiles, sin ostentaciones. Y sobretodo, ocasionales. Nada de excesos. La gran calidad de todos ellos hace que los momentos de pérdida de vísceras, cabezas desechas por ácido y demás barbaridades resulten impactantes (todas ellas fueron muy, muy aplaudidas en el auditorio). Tras ver la película, siento una gran esperanza por lo que está por venir. Sea lo que sea (eso sí, de Romero).

La conclusión definitiva es: nadie puede hacerle sombra a este hombre en lo que a zombies se refiere. Él creó el género y sigue siendo el maestro indiscutible. Su nuevo film es una buena muestra de ello.

Más información: Diary of The Dead.

R.

3 comentarios:

SkiZ.o dijo...

¡Totalmente de acuerdo! ¡Visca Romero!

Me lo pasé genial en ese pase. Me reí mucho con el cutre-tráiler inicial (The Night....... of the Living....... Dead....)y mira que era malo malo malo... pero para que lo dijera hasta el propio director, ¡muy ofensible era!

En las pelis de zombis, ya se sabe, cuanto más sanguinaria es la muerte, más aplaude uno y se divierte... Es Sitges siempre se aplaude (¡prohibido gritar!). Los efectos especiales, tremendos, muy realistas, algo que me sorprendió dadas las características del film (supuestamente, sin pretensiones e independiente).

Fue mi proyección favorita del festival, por encima de la película de clausura, que me hizo pasar un mal rato...

R & Mc dijo...

¿Mal rato? ¿Por mala o por 'intensa'? La verdad es que no tenía muy claro qué pensar sobre ella... ¿Qué te pareció?

R.

SkiZ.o dijo...

¿La peli de la clausura?

Por un lado consiguió su propósito, asustarme, que pasara miedo o mucha inquietud. Y, personalmente, es algo que no me ha pasado desde "Session 9" (una de mis predilectas), "Al final de la Escalera" o "The Ring", lo cual es muy de agradecer.

Por otro lado, me hizo reflexionar sobre las posibles interpretaciones que el film ofrece, lo cual dio pie a un poco de debate a la salida de l'Auditori. Algo de doble o triple lectura tenía, y quizás algún cabo suelto, que me hizo gracia empezar a tirar del hilo... También tengo que decir que no he leido el texto en el que está basado.

Y por último, creo que es una película como "partida" en dos. Una primera parte lucidísima y una segunda parte como más de lo mismo, muy alargada, con situaciones un poco desproporcionadas en comparación con una primera parte más elegante.

No me pareció mala, pero sí muy mejorable (una pena, más sutileza y hubiera sido tremenda). Pero sí me hizo pasar mal rato, que es lo que me gusta de las películas de miedo.