jueves, 5 de octubre de 2006

Cinco minutitos más...


Los que odiamos el soniquete del despertador por la mañana (alguno habrá que no) ya lo sabíamos: despertarse de forma brusca gracias a un irritante y repetitivo pitido directo al oído es de lo más malo de este mundo.

Estudios indican que nos eleva la adrenalina hasta el punto de despertarnos de forma antinatural, en un estado de alerta feroz y favoreciendo la aparición de parasomnias (sucesos anormales durante el sueño) como por ejemplo, estar ausente de tu cuerpo (ni ver ni padecer) hasta después de unas horas de levantado o todo lo contrario, estar activo, hablar, caminar o vengarte a puñetazos de la gente, mientras estás dormido.

Parece ser que, además, el tiempo que dedicamos a dormir (unas ocho horas con suerte) ayuda a nuestro mal despertar ya que no es un número de horas indicado para el descanso... ¿y cuál sería entonces el número de horas ideal?, pues aunque estéis pensando que el mayor posible la respuesta es: uno que sea múltiplo de 90 minutos. Por ejemplo 4.5, 6, 7.5 o 9 horas.

Para acabar de rematar también influye en nuestro despertar el que, en el momento del puñetazo auditivo matutino, nos encontremos en un ciclo de sueño "profundo" y no "ligero", ya que volver a la tierra desde ese estado, como podréis suponer, es bastante más traumático.

Pero no desesperemos porque todo esto puede tener solución con la nueva generación de despertadores, que pretenden que dejemos de odiarles con prestaciones cuanto menos alucinantes.

Programar diferentes alarmas para despertarnos progresiva y suavemente, reflejar la hora en la pared con luz para que no tengamos que encenderla en medio de la noche y evitarnos el síndrome vampírico (esa luz potente directa a los ojos recién levantado... aix...) o para que no tengamos que dejarnos la vista intentando adivinar a dónde apuntan las mini agujas "fosforescentes" del reloj en la oscuridad.

Pero sin duda, mi favorito de entre toda la variedad de nuevos despertadores, es el reloj "Despertar Natural" (en la foto), un despertador de luz que simula, durante el tiempo que programes (de 15 a 90 minutos), el mismísimo amanecer en tu habitación.

Y estos són solo unos ejemplos de la variedad de nuevas propuestas para amenizar despertares que podéis encontrar en internet...

Pero...¿alguien se ha parado a pensar en qué sucedería si realmente estos aparatejos consiguieran su propósito?, ¿Qué haremos el dia en que dejemos de odiar al despertador?...

¡Ese dia ya nunca más nadie tirará el despertador de la Loto 6/49 por la ventana!

¡Nadie sufrirá el pánico que le despierta antes de que suene el despertador para pararlo y evitar oir ese maldito pitido una vez más!

¡Nadie pensará en un odioso despertador con pitido estereo cuando tenga que comprarle un regalo a esa personita que le cae tan mal!

¡Y nadie volverá a poner la excusa de que el despertador se había quedado sin pilas al llegar tarde al trabajo cuando en realidad se ha quedado cinco minutitos más en la cama!

¡Porque nadie tendrá mala leche matutina nunca más!

¡Y el cielo al fin habrá bajado a la tierra!

¡Oh yeah!

MC

Para más y mejor información: Parasomnias , Como despertarse sin sueño, relojes de nueva generación: Reloj proyector, Despertar Natural y link especial: Diez españoles antes de las diez

3 comentarios:

R & Mc dijo...

Ja, ja, ja... Qué grande. No pensé que hubiesen despertadores tan, tan adaptados a las necesidades de los usuarios. Y yo que sigo con el mío, de 50x50mm y alarma penetrante... ¡Necesito un Despertar Natural YA! La primera vez que lo veo, Mc. Gracias por la info X-*

R.

platónika dijo...

:-D
Qué bueno, Mc!

¡Yo quiero uno como el de la foto, que te mete el mismísmo sol -o un primo suyo- en la habitación! Aunque me parece un poquillo feo... no lo acabo de ver encima de la mesita de noche... ;-P


---S---

R & Mc dijo...

Tienes razón Sonia, parece más bien la bola de la bruja Lola X-D

MC