miércoles, 13 de diciembre de 2006

No soy friki, soy Hechicera Nivel 36


Hace unos pocos años, comentar sin tapujos que hacías una colección de manga, que leías novelas de fantasía épica, que te pasabas las tardes enganchado al ordenador jugando a "Diablo", que flipabas con la Guerra de las Galaxias o que acudías todos los domingos a jugar a rol era suficiente para que te miraran con gesto autosuficiente y te espetaran con cierto aire de desprecio: "eres un/a friki".

Echo de menos aquellos días... porque aquel comentario despreciativo te hacía sentir satisfecho, diferente a todos los demás borregos y borregas que sólo vivían para gastarse el dinero en ropa y discotecas.

Tú tenías algo más... imaginabas, entrabas en mundos mágicos llenos de héroes y villanos, de seres fantásticos que hablaban idiomas que ni la FIAC podía enseñarte, derrotabas monstruos, te convertías en vampiro, conseguías armaduras fantásticas y consumías pociones de vida y maná.

De día eras una ciudadana más... de noche eras una Hechicera Nivel 36.

Te encantaba sentirte alguien alternativo y entrabas en una red de pocos seres al margen, aquellos que pasaban desapercibidos en el instituto y que conocían seres fantásticos y únicos que los mortales comunes ni imaginaban, sabían por ejemplo de las historias de los elfos, los hobbits o del Poderoso Mago Gandalf.

Y pregúntale ahora, a cualquiera que pase por la calle quién es Gandalf.

Es más, pregúntale si ha leído el Señor de los Anillos, si alguna vez ha tenido la tentación de tatuarse un elfo, si su novia es o no es tan encantadora como Arwen, por qué su dirección de email es frodoenlacomarca@hotmail.com, quién es Takeshi Kitano o para qué sirve una mandrágora.

Pregúntale todo eso y cuando te conteste emocionado, con actitud coleguera, dile: "eres un borrego sigue-modas", y quédate más ancho que estrecho.

Está bien que la gente se interese por la buena literatura, me encanta que se fomente la lectura, escritura, el cómic, de estos géneros en nuestro país y en el resto del mundo, me entusiasma que los frikis reivindiquen sus creencias, se pongan a hacer pelis, ganen Oscars e instauren el Día del Orgullo Friki... pero lo que no voy a permitir, ni ahora ni nunca, porque no me da la gana, es encontrarme un día cualquiera, en un supermercado cualquiera, a aquella compañera de clase que te llamaba "rarita" porque una vez te vió coger de la biblioteca el Bestiario de Tolkien comprándose la Trilogía del Señor de los Anillos en versión extendida y con el muñeco de Gollum.

A ver, queridos míos, ¿quién es ahora el friki?

MC.

6 comentarios:

Raoh dijo...

Cuanta razón tienes, MC...
Ahora está de moda ser friki, cuando toda la vida era despectivo...

Con lo que me había costado que me denominaran así!

R & Mc dijo...

Mi concepto de friki sigue sujeto al típico fanático obsesivo con problemas para relacionarse socialmente e inmerso en su pequeño mundo de hobbies más bien inusuales. Pero si somos menos drásticos, todos somos frikis en cierto modo. ¿Quién no tiene aficiones a las que dedicar horas y horas?

R.

J.Álvarez dijo...

Jeejeje!!! Totalmente de acuerdo con tu reflexión! :D Yo soy de los frikis tempranos, q en su día fuimos mal mirados...jugando a D&D y a El Señor de los Anillos desde los 15 añitos allá x los noventa... Hoy en día somos legión! ;p

platónika dijo...

Bueno, etiquetas a parte, frikis o no frikis, las modas pasarán, pero hay una cosa que nadie nos va a poder quitar: los recuerdos de aquellos días de adolescentes en que nos lo pasábamos teta jugando a rol: al Señor de los Anillos, al Aquelarre,...
Ay, y el gustillo que da ver el mundo de Tolkien llevado a la gran pantalla, como si aquel mundo imaginario en el que vivimos durante años se hubiera hecho realidad... En fin, eso sigue siendo nuestro, así que... ¿qué más da?

:-)


---S---

R & Mc dijo...

Pues sí...aunque realmente dá rabia que se ponga tan de moda! :-P , al final lo convierten en un producto de masas, con todo lo que eso implica, y acabas comiéndote el whoper de Saruman con extra de queso X-D..si es que la capacidad de crear productos y vanalizar con absolutamente todo...aunque como dice S,es genial que por ejemplo los seguidores del Señor de los Anillos hayan visto ese mundo fantástico hecho realidad (¡cuantas veces habrás visto las pelis Soniachí ;-D!)en una trilogía magnífica, y que cada vez más gente se implique en iniciativas de este tipo, así que finalmente todo tiene su parte buena :-D

MC

Anónimo dijo...

Sinceramente a mí eso de las modas y el qué dirán, me la suda bastante, y más aún cuando los que normalmente nos denominan de forma despectiva frikis, son chavalines de la nueva generación que lo máximo que han leído son las instrucciones del Tekken 5. ¿Ser friki significa leer, tener imaginación, disfrutar de cosas atípicas...? No sé, estoy muy orgulloso de haber sido un friki y de seguir siéndolo. Aún me emociono hablando de juegos de rol míticos como Vampiro la máscarada, o viendo el capítulo de DBZ en el que Son Gohan se transforma en el 2º nivel de superguerrero contra Célula. Qué quereis que os diga. Seré un friki toda mi vida y nunca me arrepentiré de serlo.

Saludos.

Mr. J