miércoles, 12 de septiembre de 2007

Lo que me sale de las vísceras (III)

Llévame contigo.

Hoy buscaba calor
y me moría de frío,
si este es el lado vivo del mundo
no tiene sentido.

Por favor, llévame contigo.

Inundan mi casa
las quejas de las llaves,
de las manecillas
de los pomos,
al girar sin ruido...
me tienen el pecho herido.

Así que llévame contigo.

A veces, un rayo de luz
se cuela entre mis dedos,
y mis manos...
mis manos... vacías...
como carbón fundido...

Y la soledad...
que es un pitido
en mis oídos.

Llévame,
al cielo, al infierno, al limbo perdido...
a las entrañas de la tierra, la profundidad del mar...
no me importa, me da igual,
a donde quiera que hayas ido...

Llévame,
llévame corazón,
llévame contigo...


MC.

3 comentarios:

platónika dijo...

Tus palabras siempre consiguen emocionarme, MC.
Bellísima esta nueva entrega de "lo que te sale de las vísceras". Me ha gustado especialmente la parte de "las quejas de las llaves, manecillas y pomos..."

Cuánto arte, chiquilla. Pues nada, que sepas que te he nombrado "Rockin' girl blogger". Si te apetece puedes seguir la cadena (tranquila, no es la ranita de la muerte) ;-D

Un beso!

R & Mc dijo...

Tan bonita como de costumbre. Me ha encantado. Como digo siempre, respeto mucho tu capacidad para vomitar lo que sale de dentro, sin maquillaje. Totalmente puro. En bruto. Prefiero algo expresado de una forma tan natural que la filigrana verbal. Por eso el título de estos posts es acertado.

R.

R & Mc dijo...

Gracias a los dos por dedicarle siempre bonitas palabras a lo que escribo!!! :-D me animáis muchísimo!!

Y gracias Sonia por el nombramiento!! ya que no es la ranita de la suerte prometo nombrar yo a mis rockin' girls bloggers en breve.

Gracias!

MC.