jueves, 11 de abril de 2013

Embalming: Watsuki post-Kenshin

El nombre de Nobuhiro Watsuki no es en absoluto desconocido para los fans del manga/anime, aunque probablemente lo sea menos el título de su obra cumbre: Rurouni Kenshin. Curiosamente, la historia de Hitokiri Battōsai, primera obra larga profesional de Watsuki y que empezó a publicar siendo muy joven, sigue siendo su mayor éxito.

Rurouni Kenshin se alargó hasta los veintiocho tomos y a pesar de no haber arrasado de la forma en la que lo han hecho otras obras shonen posteriores como One Piece, Naruto o Bleach (mucho más extensas, por otra parte), es una serie recordada con cariño y nostalgia en todo el mundo.

Watsuki fue aprendiz y asistente del gran Takeshi Obata, al que muchos conocerán por Death Note o Bakuman, con el que (dato curioso) apenas se lleva un año. Y aunque en sus inicios Nobuhiro no podía compararse al nivel de su maestro, a día de hoy podemos decir que, como poco, cuenta con un estilo diferenciado y reconocible que nada tiene que envidiar al de Obata, considerado poco menos que un genio.

El caso es que Rurouni Kenshin (1994-1999) fue una serie épica, de gran aceptación en Japón y en América y que contó con adaptaciones a diferentes idiomas en Europa, incluyendo el castellano.

Watsuki post-Kenshin

La pregunta es: ¿a qué se ha dedicado Watsuki desde entonces? Se intuye que las ganancias del mangaka tras la realización de Rurouni Kenshin debieron ser grandes, aunque muy lejos de series tan legendarias como Dragon Ball, por lo que sea por necesidad real o por afán creativo y lejos de retirarse, Watsuki siguió publicando nuevas historias.

Tras algún one-shot adicional de Rurouni Kenshin y Meteor Strike (una pequeña historia sin mucho interés en mi opinión), Watsuki probó suerte con Gun Blaze West, que tuvo una vida algo corta (tres tomos) debido a una recepción tibia por parte del público. Tras ello, llegó su segunda obra más extensa, Buso Renkin, que alcanzó los diez tomos y contó con una versión anime de 26 episodios. Su elaboración mantuvo ocupado a Watsuki entre los años 2003 y 2006.

Embalming: The Another Tale of Frankenstein

Y llegamos al proyecto que da título a este post. Embalming nació como dos one-shots publicados alrededor de 2005, cuando Watsuki se encontraba desarrollando Buso Renkin. Ambos se consideran canon dentro de la historia de Embalming, cosa que no siempre suele ocurrir.

El mundo de Embalming, ambientado en el siglo XIX, se caracteriza por la presencia de unas criaturas llamadas 'Frankensteins', que no son más que el fruto de las investigaciones del Doctor Víctor Frankenstein, recogidas en dos tomos secretos que con el tiempo han ido cayendo en diversas manos, haciendo que el conocimiento prohibido que creó al primer 'monstruo' se haya extendido por el mundo.



Primer one-shot de Embalming (2005)
El primer one-shot tiene como protagonista al Frankenstein John Doe y su 'cuidadora' Little Rose. Ambos actúan como mercenarios sin demasiados escrúpulos y aceptan ser contratados por la joven Marigold para tratar de acabar con el ejército frankenstiniano de Lord Cadaver.

La figura de John Doe recuerda a muchos otros personajes de Watsuki y a pesar de su frialdad, se intuye en él una cierta bondad, aspecto algo misterioso si comparamos su aparición en este one-shot con el papel que se le da más adelante en la serie.

Segundo one-shot de Embalming (2006)
El segundo one-shot tiene como protagonistas a Elm L. Renegade, una Frankenstein infantil y su 'cuidador', Ashuhito Richter, hijo del científico más reputado de entre todos los creadores de criaturas articiales de la Ruta Polar. Prestando ayuda a una mujer aparentemente asaltada en un camino, los protagonistas se ven envueltos en un conflicto pesadillesco en un pueblo destruido por una epidemia, donde todos los habitantes han sido convertidos en Frankensteins para 'evitar' su muerte.

Imagino que Watsuki trató de crear un duo protagonista alternativo sobre los que construir la base de Embalming. Lo positivo es que finalmente acabaron por formar parte del grupo protagonista en la serie definitiva, estableciendo relaciones tanto con ellos como con el primer one-shot.

Historia central de la serie completa (2007-)
La Historia comienza cuando con dos jóvenes, Raith Allen y Fury Flatliner buscan venganza contra el individuo que mató a sus padres, sin saber que éste es en realidad un Frankenstein. En su trifulca, Raith acaba despedazado por la criatura y Fury cae inconsciente al finalizar su intenso combate, dando muerte al monstruo.

Cuando Fury vuelve en sí, se encuentra en casa de la misteriosa doctora Hildegard Peaberry, una especialista en Frankensteins que trabajó para la Ruta Polar y que ha cuidado de Fury tras su encuentro con el monstruo. La trama se complica cuando el protagonista regresa a su hogar, encontrándose con un recuperado Raith, que aparentemente ha sido 'resucitado' en forma de Frankenstein por su mentor, Lord Weiss, ahora enloquecido y obsesionado con los estudios de Victor Frankenstein. Con el cambio, Raith empieza a mostrarse cada vez más cruel e inhumano.

Entendiendo que la naturaleza de Raith jamás volverá a ser la que era, Fury jura destruir a todos los Frankensteins de la tierra, sin saber que durante su primera batalla murió y fue convertido en un Frankenstein por la propia doctora Peaberry, que decide utilizar a Fury con un único fin: eliminar a las ocho criaturas creadas por el Doctor Richter, incluyendo a John Doe y Elm L. Renegade.

Opinión sobre Embalming

En mi opinión, Embalming es un shonen que se encuentra a un gran nivel, especialmente si lo comparamos al de la mayoría de series actuales. Artísticamente es, con diferencia, lo mejor que ha producido Watsuki. Una obra algo más oscura de lo habitual en su autor, realizada con cariño y esmero, con un gran diseño de personajes y una extensión potencialmente grande que sin duda merecería su propia serie de animación.

Aunque en Japón la serie fue recibida con buenas críticas y ventas muy destacables, el interés en occidente por la serie ha sido discreto, cosa que se nota incluso en las comunidades de fans que han ido traduciendo de forma extremadamente lenta e interrumpida cada uno de los capítulos.

A día de hoy, la serie cuenta con 43 episodios recogidos en 7 tomos. Tan solo hemos sido capaces de encontrar los 18 primeros traducidos al inglés. No ayuda demasiado que Watsuki interrumpiese la serie en 2012, al prestarse a colaborar en el relanzamiento del 15 aniversario del fin de Rurouni Kenshin, con alguna historia adicional que sirviese de trampolín para su reedición en Blue Ray.

Es un misterio tanto el presente como el futuro de Embalming, pero cuesta aceptar que la serie vaya a congelarse de forma perpetua, teniendo en cuenta su enorme potencial. ¿Decidirá Watsuki retomarla? ¿Es normal en Japón publicar una serie de forma tan extremadamente irregular? ¿Apenas 7 tomos en casi 7 años? ¿Ninguna editorial española se animará a publicarlo en castellano?

Más información: Embalming en Submanga (castellano) / Wikia de Embalming

R.

1 comentario:

Paola Orjuela dijo...

Lo poco que he leido me llamo bastante la atencion, ojala lo retomase....