lunes, 20 de octubre de 2008

Sitges 2008: Deadgirl


La primera película que pudimos ver este año en el Festival de Sitges fue la retorcida e interesante Deadgirl. Al pase acudieron los realizadores (bastante jóvenes, por cierto) para decir, esencialmente, que 'seguramente la película no era lo que esperábamos que fuese'.

Y efectivamente, no lo fue. Pero no en un sentido necesariamente negativo. Probablemente, la mayoría del público esperaba ver algo verdaderamente fuerte, en una línea más cercana a Nekromantik, ya que el planteamiento inicial de la película induce a pensar en ello.

El filme, de marcado carácter independiente pero con una buena producción técnica, habla de dos jóvenes, algo marginales y cero a la izquierda que, escapando de las clases, entran en un hospital en ruinas en cuyo sótano se encuentra atada y envuelta en plásticos una mujer desnuda y sucia, pero aparentemente viva. Mientras que el primero de ellos decide que lo apropiado es dejar el asunto en manos de la policía, el segundo decide mantener el 'hallazgo' en secreto y convertir a la mujer en su juguete y su esclava sexual, especialmente tras comprobar que haga lo que haga, la mujer no parece morir.

De esta manera, tenemos un acercamiento interesante a la necrofilia. Por una parte, los protagonistas son unos 'desviados', pero les 'ampara' el hecho de que el objeto de su deseo es algo muerto y que no puede considerarse humano. Por tanto, nos replantea constantemente los límites de la depravación humana.

Para mi, uno de los logros de la película es hablar de todo esto sin convertirla en un montón de material imposible de ver. Pocas son las escenas verdaderamente incómodas. Quizás sea incluso demasiado contenida en ocasiones, pero el trasfondo es lo que queda y lo que acabamos por valorar. La sensación final es realmente satisfactoria. Hay que resaltar los momentos de humor (un humor bastante duro, por otra parte) que arrancaron aplausos del público sin ser en absoluto barbaridades gore.

Un filme más que interesante que de momento no cuenta con distribución, pero que va rodando por festivales de todo tipo. Menos gratuita de lo que podríais creer. Dadle una oportunidad porque tiene forma de nuevo clásico independiente y seguramente ha sido una de las propuestas más interesantes de todo el festival.

Más información: Web Deadgirl / Blog Deadgirl

R.

4 comentarios:

Lady L dijo...

Ufff...como la mayoría de las cosas, hay verlas para opinar realmente. Uno no puede mantenerse siempre al margen.

Es cierto que hay cosas que existen (o pueden existir) y en seguida las censuramos por incluirlas en una de esas ventanas mentales que definimos como "algo malo", y sin embargo, es probable que tras un análisis adulto, sensato y contextualizado, puedas llegar a ver/entender/respetar algo que "a priori" te parece repugnate o enfermizo.

Tengo que reconocer que si nadie, en cuyo criterio confiase (como es el caso), jamás iría a ver una película así, pero bueno "nunca digas nunca jamás".

Buena crítica por cierto.

L.

R y Mc dijo...

Gracias! La verdad es que he intentado no ser demasiado descriptivo porque lo conveniente es que cada uno vea la película y saque sus conclusiones, con todo lo bueno y todo lo malo por delante. El rechazo hacia la temática en sí es comprensible, pero ya se sabe que el público de Sitges es bastante bizarro y doy gracias por ello. Uno se siente como en casa. Si tenéis oportunidad de ver el film, en serio, no la dejéis pasar.

R.

pepitodelomo dijo...

Si fui capaz de ver Nekromantik sin vomitar, creo que podré con esta...

R y Mc dijo...

Sin duda. Ésta es 'Otoño en Nueva York' en comparación. No va de lo mismo de hecho. No creo que lo pretendieran para nada.

R.