lunes, 27 de abril de 2009

True Blood regresa


Anticipamos muchísimo esta serie. El primer post que escribimos relativo a True Blood coincidió con las primeras noticias sobre su adaptación televisiva. Curiosamente, nunca hemos escrito qué nos pareció la primera temporada, a la que hemos seguido semanalmente durante su emisión en EEUU, y cuál es el futuro cercano de la misma.

True Blood es la adaptación a la pequeña pantalla de las novelas vampíricas de Charlaine Harris, que ha ya publicado un buen montón de novelas desde su Nueva Orleans natal. Al contrario que su colega Anne Rice, las novelas de Harris están desprovistas del glamour, magia, belleza y sugerente sensualidad propias de la creadora de Lestat. Por contra, un gran sentido del humor y una refrescante superficialidad llenan las páginas de las aventuras de Sookie Stackhouse, cualidades que han sido ultra-potenciadas en su adaptación televisiva.

Y es que debo admitirlo: la serie de TV supera claramente a las novelas originales. Y eso es algo que raramente ocurre. Personalmente leí la primera novela de Sookie Stackhouse tras ver la primera temporada de la serie y fue entonces cuando pude apreciar el inmenso esfuerzo (por parte de Alan Ball) por ser enormemente fiel a los acontecimientos originales, además de conseguir que buena parte de los personajes de Harris sean tres veces más interesantes. Un caso claro es el de Lafayette Reynolds, que pasa de ser un insignificante personaje secundario en las novelas a uno de los más queridos, carismáticos e interesantes 'aliados' de Sookie en TV. Además, la actuación de Nelsan Ellis le ha valido más de un premio.

True Blood es, generalmente, odiada o mal entendida. Es una serie compleja y poco habitual, que no deja indiferente a nadie. Personalmente estoy fascinado por su mezcla de escenas sangrientas poco sutiles, sexo explícito y humor negro.

Aunque han llovido miles de críticas negativas hacia la serie, lo cierto es que también ha generado un pequeño culto mundial que justifica su continuidad.

Por si fuera poco, HBO lo ha hecho realmente bien, y además de dotar a la serie de un site propio que se actualiza semanalmente, ha apoyado el proyecto con sites complementarios que vienen a ser un reflejo 'real' de asociaciones que aparecen en la serie, como The Fellowship of the Sun o The American Vampire League, diseñadas con muchísimo sentido del humor.

En fin, nos encanta. A pesar de Anna Paquin. Me consta que hace un tiempo que la serie se emite en castellano, pero desconozco en qué punto se encuentra su emisión en nuestro país. En todo caso, True Blood regresa en junio en una temporada renovada que, imaginamos, seguirá de cerca la historia narrada en las novelas a las que hasta el momento ha sido sumamente fiel. Así que preparáos para más vampiros, cambiaformas y otras criaturas menos simpáticas.

Más información: Site oficial True Blood / Fotos de la 2ª temporada

R.

P.D.: ¡Ojo a ese magnífico Opening!

3 comentarios:

Lady L dijo...

Estoy impaciente por ver la segunda temporada!!!

Sin duda, esta serie ha sido una grata sorpresa. La intro, la verdad que es brutal, entre Bad Things y la secuencia de imágenes, una excelente presentación del contenido.

Me sumo al "nos encanta". De la adaptación, ni flowers porque no he leído nada pero la trama, el ritmo, los personajes, me parecen cercanos y me trasladan a esos estados del sur en el que conviven vampiros y humanos. Una realidad paralela que, sin duda, está perfectamente plasmada, hasta el punto de poder creerte lo que estás viendo.

¡¡Lástima que echaremos de menos a Lafayette!! Al menos, Bill sigue ahí, Sookie ... en fin hay que aguantarla como prota.

Sólo queda esperar y cotillear los diferentes enlaces para saciar la sed de True Blood.

Thanks,

L.

R y Mc dijo...

Parece que Bill toma protagonismo, pero la historia de amor se complica cuando la relación enre Sookie y Erik se hace más intensa. Hasta ahí podemos leer :-)

R.

R y Mc dijo...

I wanna do bad things with youuuu!!!!!!!
Me uno a la opinión general sobre Sookie, aunque Anna Paquin no lo hace nada mal su mirada sobrecogedora y sus dientecillos separados no acaban de encajarnos en el personaje...
¡Yo tampoco quiero que desaparezca Lafayette! :-(

MC.