martes, 2 de septiembre de 2008

Hellboy II


Tras nuestras vacaciones, regresamos a Barcelona entre otras cosas dispuestos a ver la nueva propuesta de Guillermo del Toro entorno a Hellboy, con la esperanza de que solucionase, al menos parcialmente, el desaguisado anterior.

Para bien o para mal, Hellboy II sigue la tónica de la primera parte, aunque mejorando en algunos aspectos fundamentalmente técnico/visuales y creativos. Cada vez que hablo del primer Hellboy digo lo mismo: ok, es un buen filme de entretenimiento, con el respaldo de la base creativa de Mignola, un gran presupuesto y el instinto freak de Del Toro. Pero se aleja demasiado del concepto real de Hellboy. Me sorprendió que Del Toro, declaradísimo fan total de Hellboy, acabase haciendo lo que hizo con la primera película. Se entiende que todo fue fruto de la intención de llegar a un público general y de 'comercializar' al protagonista principal (y de paso al resto de personajes), pero perdió por completo la esencia de Mignola.

En primer lugar, Hellboy no es un idiota kamikaze y borrachín que sólo sabe hacer chistes malos y destrozarlo todo a su paso. Jamás habremos visto a Hellboy reírse a carcajadas. El Hellboy de Mignola es serio, contenido y sarcástico. Tiene tantos recursos marciales como conocimientos arcanos, folklóricos y mágicos. Al fin y al cabo es un demonio y ha evolucionado durante más de 50 años entorno a una asociación especializada en resolver casos paranormales alrededor del mundo. Lo del lío Hellboy-Liz Sherman es simplemente de risa y prefiero no comentarlo.

A su lado tenemos al gran Abe Sapien, un personaje realmente oscuro en el cómic, convertido en mascotilla graciosa y delicada. Su concepto original destrozado por completo. Su voz (doblada) no ayuda nada.

Aunque el peor parado, creo yo, es Johan Kraus, posiblemente mi personaje favorito del cómic. Originalmente, un médium que quedó atrapado en su forma espiritual cuando su cuerpo fue destruido en medio de una sesión de proyección del alma. En el cómic es un novato con aptitudes interesantes que empieza a aceptar su nueva condición. En el filme, pasa a ser un buzo autoritario con acento cutre y voz de Santiago Segura (Seth McFarlane en la versión original... ya sabéis, el de Family Guy). Nefasto, a pesar de sus muy bien recreadas habilidades.

Naturalmente, no todo es negativo. Objetivamente, la película es bellísima. La fotografía de Guillermo Navarro encaja una vez más a la perfección. Todo está recreado con meticulosidad y cariño. Me ha gustado ver tanto 3D como maquillaje y animatronics. Le aporta un punto artesanal que al menos yo recibo con gusto. Algunos monstruos traen recuerdos de las maravillosas criaturas de El Laberinto del Fauno, delicadas pero inquietantes. El equipo creativo de Del Toro ha puesto toda la carne en el asador en algunas escenas memorables, como la del Mercado Troll, que aunque recuerda a otras películas (algunos mencionan Men in Black, pero a mi me trae recuerdos de Chihiro) está muy bien recreada y repleta de color e interesantes personajes. Las escenas de acción, especialmente las del antagonista, a espada, son sobresalientes. En general, efectista y bonita. Técnicamente brillante.

Sin embargo, mi conclusión personal es: si no te importa en absoluto Hellboy, ve a ver la película y disfrutarás de dos horas de acción con grandes dosis de humor e interesantes efectos especiales. Si eres un fan acérrimo del cómic, tendrás lo que tuviste con Hellboy I. Ni más ni menos.

El siguiente proyecto de Del Toro es El Hobbit. Imagino que Peter Jackson ya tuvo bastante con la trilogía de ESDLA y ahora se limitará a producir, mientras Del Toro se ocupa de la dirección del filme, del que todavía poca cosa se sabe al margen de estar basada en la muy popular y querida precuela de ESDLA. Sinceramente opino que es un proyecto que encaja bien con Del Toro y que espero que no nos defraude.

Más información: Hellboy, El Ejército Dorado.

R.

3 comentarios:

jetsan dijo...

La primera peli de Hellboy, me decepcionó bastante... y la verdad es que no me llama excesivamente la atención si además, sigue el mismo rollete.

Alguna vez hemos hablado de personajes que en comic molan y al pasarlos al cine pierden la gracia.

Para mi, este es uno de esos casos. En el comic, aparte que es mucho más oscuro y serio, en cierta manera, te lo crees.

Una vez pasado a cine.. acabo viendo un personaje que me lo creo menos que la masa... es tan cantón que lo hace inverosimil, acaba pareciéndome un pimiento morrón.

Total, que supongo que la veré en DVD esperando algo palomitero y listo.

R y Mc dijo...

Pues ni más ni menos. Tú lo has dicho. Es cierto que los personajes de Mignola son bastante bizarros (aún tiene que aparecer Roger, el Homúnculo), y que imaginarlos en carne y hueso es... ridículo. Total, que a lo mejor era innecesaria la versión cinematográfica. Por cierto, aún no he visto los films animados de Hellboy, pero fijo que son otra historia.

R.

SkiZ.o dijo...

¿Un pimiento morrón?

Qué definición tan acertada! :D