martes, 14 de agosto de 2007

Ratatouille

Ra-ta-tui, se nos aclara a los profanos. Último proyecto Disney/Pixar que ha llegado a las pantallas de medio mundo. Y también último proyecto del histriónico Brad Bird, psico-killer a tiempo completo que un buen día decidió canalizar su paranoia y violenta fascinación hacia su trabajo en una dirección más lucrativa y estimulante: ser el director de films de animación más exigente (y rarito) del mundo. Cosa que ya dejó clara con su tristemente menospreciada El Gigante de Hierro, obra maestra que os recomendamos a todos, y su elegante Los Increíbles.

El respeto total hacia el género de animación en general y hacia los clásicos en particular es evidente en todas las creaciones de Brad Bird, que vuelve a contar con su inseparable y bonachón Tony Fucile para el delicioso, brillante, minimalista y semi-retro diseño de personajes y que ya demostró su talento en el diseño de personajes principal de las películas anteriormente citadas.

La historia nos habla de Remy, una rata con unos sentidos exageradamente desarrollados, un gusto refinado y un talento único: es uno de los mejores chefs del mundo. Este punto de partida inusual y aparentemente sin sentido acaba dando lugar a uno de los cúmulos de virtudes más espectaculares que hemos visto en mucho tiempo. Una mezcla de buen gusto que francamente emociona.

El diseño general, detallado y preciosista, a la vez que deshumanizado, junto a la (posiblemente) mejor realización técnica de una película de animación de la historia y a la siempre sofisticada y acogedora ambientación parisina, convierten a Ratatouille en una joya que será largamente recordada. Animación con mayúsculas. Personajes dotados de una gestualidad espléndida y una puesta en escena impecable (atención al vampírico Anton Ego y su entorno personal).

Desearía añadir unas líneas describiendo lo que consideraría sus 'puntos débiles' pero, sinceramente, en este momento soy incapaz. Como producto, cumple su cometido de forma envidiable. Como pieza artística, mucho más que eso. Un éxito.


Más información: Ratatouille.

R&MC.

3 comentarios:

SkiZ.o dijo...

Fui a verla hace pocos días y me encantó. Es fantástica. La ambientación de París es espectacular, la animación perfecta, el guión bastante más adulto de lo que me esperaba, con su humor a lo Buster keaton.

Tendrá sus puntos negativos, pero deben ser mínimos porque pesa mucho más lo positivo. Quizás el punto más negativo de todos: no hay que ir con el estómago vacío!!! qué mal se pasa...

Los títulos de crédito son para comérselos.

R & Mc dijo...

¡Sí que es cierto que los guisos y la recreación de la 'producción culinaria' es TAN realista y exquisita que a uno le entra hambre! Mmmm.

Para partirse la escena en la que el protagonista recorre la cocina entera analizando ingredientes con la cabeza (con Remy oculto en su gorro). Nos reimos bastante con esa parte.

R.

SkiZ.o dijo...

¿Y la música? se me había olvidado decir que está tremenda. Sobretoto un pasaje más jazzístico... uhmmm...

Los que no la hayáis visto todavía, ¡a verla!